El emprendedor del diablo

Romel Archivald, un joven ambicioso desde su juventud, veía que sus mejores años estaban pasando y no había logrado ni uno solo de los negocios que había hecho, llevando con ello, a una precipitosa caída a la quiebra de lo que un día fue, el imperio de negocios que tenían sus padres.

Desde la muerte repentina, en un accidente aéreo, en el cual hubo sospechas, de asesinato, por parte de su único hijo, todo quedo en el olvido, debido a las cantidades de dinero, que se derrocharon, para parar la investigación.

Después de algunos años, la herencia que recibió el primogénito, ya no era ni el 10% de lo que había recibido, los malos manejos, asi como las continuas fiestas, terminaron por reducir, el dinero, tanto en bienes, como en efectivo.

Una noche, cansado de fallar, Romel, invoco al demonio, ofreciendo su alma, por dinero y poder, y aunque nadie se manifestó en el momento, una tormenta, llego al sitio, sin siquiera avisar, por lo que los truenos y relámpagos, hacían que el ambiente se tornara crispido.

Lejos de asustarse, por lo acontecido, Romel, decidió irse a dormir, sin esperar nada al día siguiente, pero al despertar, una carpeta yacía en la mesa del comedor, en donde indicaban, las empresas en las que debería de invertir.

Asustado, por no saber de donde había llegado, tal informacion, recordó lo que había hecho un día atrás, con algunas copas encima, por lo que decidido, empezó su inversión.

Al dia siguiente, de las empresas que había metido, todo su capital, todas, habían subido en sus acciones, por lo que al vender su participación, triplico su inversión.

Aun con la buena noticia, no sabia realmente, si esto hubiera sido obra del demonio, o simple casualidad, por lo que al irse a dormir, dejo una cámara en la sala de su casa, lo que vio lo impacto, pero supo que el trato con el señor de las tinieblas, era un hecho.

Vio claramente, que una sombra negra, abría la carpeta y algo cambiaba dentro de ella, por lo que al ver el vídeo, no le quedo duda alguna, de que era obra del maligno, por lo que se animo a invertir todo en la opción mas lucrativa, y con eso, a los meses siguientes, ya se había capitalizado, hasta tener una fortuna 10 veces mas lucrativa y grande que la que le había heredado de sus padres.

Pero como pasa en todas las leyendas de terror del diablo, llego el momento de pagar el contrato contraído, ya que había llegado el día de pasar a mejor vida, pero en ese momento, de casi suspirar, decidió arrepentirse de todo el mal que había hecho, pero ni eso lo pudo salvar.

Ese día, se fue directo al infierno, y lo que había sido el imperio fundado, se derrumbo, tan rápido, como cuando subió, nadie daba crédito, como había terminado y toda la fortuna acumulada, se termino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *